jueves, 6 de septiembre de 2012

Janne Kouri: vencer la parálisis gracias al amor de tu esposa

Jugador espectacular de futbol americano, atlético y guapo. Esa era la descripción que las chicas en la universidad de Georgetown hacían de Janne Kouri. Pero para Susan, su novia, había algo más aparte de lo meramente físico: su alegría, su entusiasmo y el amor desinteresado que tenía por ella. El futuro que tenían por delante parecía de ensueño y digno de un cuento de hadas.
 
Pero el 6 de agosto de 2006 un acontecimiento cambió el rumbo de su existencia. Janne jugaba voleibol playero con un grupo de amigos en un día soleado. Al terminar uno de los partidos, decidió refrescarse y corrió a lanzarse al mar. En el impacto, una fuerte ola de arena lo golpeó de lleno. El resultado fue desastroso: su médula espinal se fracturó, dejándolo, a partir de ese momento, paralizado del cuello para abajo. 
 
«Mientras las olas me arrastraban y el agua me cubría, pensé que ese momento podría ser mi último aliento», cuenta Janne en una entrevista a la cadena de televisión estadounidense ABC News.


 
Gracias a Dios, los amigos y salvavidas lo sacaron y lo llevaron con urgencia al hospital. De camino, Susan se enteró de la noticia: «cuando llegué al hospital, me encontré con un médico que, mirándome a los ojos, me dijo que tenía que estar preparada para lo que él necesitase y que no debería abandonarlo… ¡nunca olvidaré eso!». 
 
Janne pasó dos meses en cuidado intensivo en donde casi perdió la vida en dos ocasiones. Durante todo ese momento, le decía a Susan que no tenía por qué estar a su lado, que podía irse. Pero ella lo tenía muy claro: mientras su corazón siguiera latiendo, ella lo amaría. Y fue ese amor el que cambió todo.
 
Aunque se dio una cierta mejoría de su salud, los tratamientos contra la parálisis parecían no ir a ningún lugar y el camino se presentaba siniestro. Susan viajó por todo Estados Unidos buscando soluciones en distintos centros de rehabilitación, pero sin resultado. Finalmente, se toparon con la doctora Susan Harkema en el Frazier Rehabilitation Institute en Kentucky.
 
Con un tratamiento llamado en inglés loco-motor training, se ayuda a la médula espinal a volver a aprender a controlar funciones como caminar, gracias a acciones repetitivas. Ahí fue donde encontraron un rayo de esperanza.
 
«El primer día que llegué, me pusieron en una cinta eléctrica –recuerda Janne– y a los siete segundos me desmayé. Algunos días después, logré estar ahí hasta quince minutos. Poco a poco empecé a fortalecerme: mi circulación, mi masa muscular y mi presión arterial mejoraron notablemente». ¿El primer momento emocionante? Cuando meneó uno de los dedos de los pies.
 
Cuando se dieron cuenta de que el tratamiento realmente funcionaba, buscaron algo alternativo en California, lugar de su residencia; pero se dieron cuenta que no había nada parecido ahí. Y fue al comentárselo a sus familiares y amigos cuando la chispa se prendió. Con la ayuda de la Dra. Harkema y diversas fundaciones montaron el NextStep Fitness, un centro de rehabilitación para gente como Janne, al que muchos podrían acceder a un precio accesible.
 
En medio de este camino de rehabilitación, un año y medio después del accidente Janne y Sara convirtieron su tragedia en un futuro prometedor: se casaron. En la fiesta sonó su canción preferida y que eligieron como himno de su boda: Better togheter. Para Janne fue uno de los días más emocionantes de su vida: «Susan es increíble. Ha renunciado dos veces a su trabajo, se ha sacrificado mucho para estar conmigo. La mayor parte de las relaciones en estas situaciones no siguen adelante, por lo que soy consciente de cuánto he sido bendecido. Sin ella, yo no habría llegado hasta aquí. Ha sido un camino difícil, pero maravilloso».
 
 
Tres años después de que el médico les dijese que Janne no podría volver a caminar, dio sus primeros pasos con una andadera. Y cinco años después, justamente cuando ABC News le estaba entrevistando, se dio otro avance: poder pararse sin ninguna ayuda. Una vez que lo logró, comentó en broma: «me había olvidado lo alto que era». Y sorprendiendo a todos, llamó a su mujer Susan y le dio una hermosísima sorpresa, con la complicidad de los médicos: la invitó a disfrutar ese baile de bodas que años atrás no había podido regalarle, con la misma canción que había sonado en aquellos momentos.
 
Dos personas, una determinación férrea, pero, sobre todo, un amor que no puede pararlo nadie ni nada… ni siquiera una parálisis.

Entrevista en ABC News (en inglés):

 

2 comentarios:

  1. Que belleza! Extraordinario testimonio! Gracias por compartir la información!

    ResponderEliminar
  2. ¡Es maravilloso! Esta historia nos demuestra que, con amor, no hay nada imposible. ¡Cuánto debió sufrir Janne por su lesión! ¡Cuánto debió sufrir Susan con la parálisis de su pareja! ¡Cuánto aumentaría el dolor de Janne al ver sufrir así a la mujer que amaba! Pero no dejaron que ese dolor los sumergiera en un pozo de amargura y usaron el gran amor que se tenían para sostenerse el uno al otro, porque cada uno de ellos sabía que merecía la pena luchar tanto por el otro. ¡Qué gran ejemplo, cuánto podemos aprender de ellos!

    ResponderEliminar