sábado, 11 de febrero de 2012

Le apuntaron con una pistola y le preguntaron si creía en Dios. Ella contestó que sí

20 de abril de 1999, once y media de la mañana. En la Columbine Highschool en Littleton, Colorado (Estados Unidos), Rachel Joy Scott, de 17 años, caía herida a causa de los disparos de dos alumnos que se precipitaron abriendo fuego indiscriminadamente. Uno de ellos se le acercó y, apuntándole en la cabeza, le preguntó: «Y ahora, ¿crees en Dios?». Respuesta: «Tú sabes que creo». Fueron sus últimas palabras, silenciadas por un disparo.

Varios años después de la tristemente famosa matanza de Columbine, el testimonio de Rachel Joy Scott sigue tocando los corazones de millones de personas. Su familia fue poco a poco descubriéndonos el interior de su alma, principalmente con la publicación de sus poemas, diarios y dibujos.

Rachel con dos de sus hermanos
La tercera de cinco hermanos, Rachel era una de esas criaturas que no merecería morir jamás. Joven alegre, estudiosa, con deseos de ser actriz y muy religiosa; se tomaba en serio su amistad con Cristo. Así lo demuestra uno de sus escritos: «¡Ve tras de Dios! Donde sea que quiera llevarte, ve. Y no pongas la excusa “sólo soy un adolescente” o “lo haré cuando crezca”, porque no es así como funciona. ¡Dios quiere conocerte ahora!».

Rachel no quería ser «etiquetada como una simple estadística», como escribiría, sino que tenía muy claro qué es lo importante en la vida. Lo sintetizó perfectamente en la portada de uno de sus diarios: «Ni para provecho de mi gloria, ni para provecho de mi fama, ni para provecho de mi éxito. ¡Por el provecho de mi alma!».

Dibujo en la puerta de su armario: "Estas son las manos de
Rachel Joy Scott y un día tocarán el corazón de millones de personas"
Era muy consciente de que lo que hacía tenía un sentido de eternidad. Sus poemas son los que, sin duda, transmiten mejor esta visión: «¿Qué pasaría si murieras hoy? ¿Qué sería de ti? ¿Adónde irías? No tienes asegurado el mañana, sólo es una posibilidad. Y puede que no la tengas. Y después de la muerte, ¿qué? ¿Dónde piensas pasar la eternidad?». Y concluía con esta resolución: «La eternidad está en tus manos, ¡Elige!».

Dibujo que hizo 15 minutos antes de morir
Pero lo que tal vez impresiona más, entre todo el material, es el dibujo que pintó quince minutos antes de su muerte: sus ojos, de los que se desprenden trece lágrimas cayendo sobre una rosa. ¿Qué es lo extraordinario? Que trece fueron las víctimas esa mañana y que muchas confesiones cristianas en los Estados Unidos simbolizan la Resurrección de Cristo con una rosa (en inglés “rose”, que, en un juego de palabras, se traduciría “Él resucitó”).

En los momentos duros, Dios elige siempre almas como Rachel para lanzarnos un aviso. Ellos son como esas señales de tráfico, que nos van guiando hacia dónde dirigir nuestro camino. La misma Rachel nos dice el modo de también serlo nosotros: «Yo te desafío a escuchar y ver lo que Dios puede hacer. Asume el riesgo, dale una oportunidad, confía en Dios. Y verás lo que Dios es capaz de hacer con un corazón entregado».

18 comentarios:

  1. rachel es un testimonio de jesus en persona es imprecionante

    ResponderEliminar
  2. Simplemente Maravilloso!! Dios actua en el Misterio.

    ResponderEliminar
  3. Gran artículo, muchas gracias por este testimonio.

    ResponderEliminar
  4. Todo mi amor para ella y para sus padres y hermanos,

    ResponderEliminar
  5. «Ni para provecho de mi gloria, ni para provecho de mi fama, ni para provecho de mi éxito. ¡Por el provecho de mi alma!». Rechel... Una historia para compartir en estos dias.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que era un angel, cumplio su mision y se fue al cielo. Sus recuerdos, sus memorias siempre permaneceran para gloria de Dios.

    ResponderEliminar
  7. He estudiado la masacre de Columbine y no había tenido la oportunidad de enfocarme en las víctimas tanto como en los asesinos, es bastante conmovedora esta historia. Gracias por publicarla!

    ResponderEliminar
  8. En estos casos así el corazón se quebranta pero solo puedo decir que todos somos instrumentos de Dios y estamos en sus manos.

    ResponderEliminar
  9. "Dios elige siempre almas como Rachel para lanzarnos un aviso" ¿Por que no mejor evitar una tragedia? ¿Tu dios es un sádico al que le gusta la sangre y la muerte? Yo culpo a tu dios de madera, barro o metal de no evitar las catástrofes. A tu dios "omnipotente" que te han inventado le digo: Tu no existes, eres el invento del hombre para evitar asumir sus responsabilidades, tu eres por quien mas personas han muerto. Da la cara antes de que tu club de fans hagan una pendejada... Otra vez.

    ResponderEliminar
  10. PERDÓNALE SEÑOR,NO SABE LO QUE DICE,TIENE TANTA NECESIDAD DE SENTIR TU AMOR,POR ESO VIENE AL BLOG TE BUSCA Y CUANDO SE ENCUENTRE CONTIGO,SENTIRÁ TU GRAN AMOR,TE BENDECIMOS HERMANO EN LA DISTANCIA.

    ResponderEliminar
  11. Siento fastidiaros el mito, pero no fue a Rachel a quien le preguntaron si creía en Dios antes de morir, se lo preguntaron a Valeen Schnurr, quien todavía vive.

    ResponderEliminar
  12. Siento fastidiaros el mito, pero no fue a Rachel a quien le preguntaron si creía en Dios antes de morir, se lo preguntaron a Valeen Schnurr, quien todavía vive.

    ResponderEliminar
  13. Hola qué tal,
    Sea lo que sea Dios sigue dando avisos creo que este es el tuyo...
    Esta es tu oportunidad... Él te ama...

    ResponderEliminar
  14. la muerte de rachel fue dolorosa y cualquier persona que ignore esto no sabe que en realidad suscedio

    ResponderEliminar
  15. la dolorosa masacre no es lo que mas nos duele sino lo que tal vez pueda pasar con nosotros y nouestra familia.....
    resemole a Dios todos los dias para que nadie sufra.

    ResponderEliminar
  16. nash lo que dices es mentira DIOS nos ama y no es culpa de el que ocurran las masacres

    ResponderEliminar