jueves, 29 de noviembre de 2012

Susana Hortigosa: un camino de ateísmo, promiscuidad, vacío interior y Dios

«Si Dios es Todopoderoso, ¿puede hacer una piedra tan grande que no pueda cargarla? ¿Es o no es Todopoderoso?». Algunos se plantean este tipo de preguntas y las utilizan como baluarte en pro de la increencia o la irracionalidad de la fe. Habría muchas respuestas que ofrecer. Pero una de las mejores, sin duda, es presentar la vida de uno que pensaba justamente con ese tipo de argumentos y que hoy, tras descubrir a Dios, es otra persona.
 
Se llama Susana Hortigosa García. Nació en Palma de Mallorca (España), pero muy pronto se trasladó con sus padres a un pueblito de Sevilla llamado Casariche.
 
«Mi familia, y el pueblo en general, son de ideología de izquierdas y atea –cuenta Susana–. Iba al colegio público, donde no se mencionaba a Dios. Cuando llegó el momento de la Primera Comunión, mis padres dejaron que yo eligiera si quería hacerla o no. Decidí que no, y dejé la catequesis y las clases de religión en el colegio, porque me aburrían».  


Dentro de este ambiente sin Dios, los ingredientes que sazonaron la adolescencia de Susana no se hicieron esperar: «drogas, promiscuidad, escapadas de casa, discusiones con mis padres, depresiones... el kit completo». Y de joven no es que mejorara mucho la situación. Trasladada a Málaga al cumplir los veinte años para hacer la carrera de Magisterio, puso muy poco el pie en la facultad… aunque sí que logró sacar la carrera.

Susana con sus padres
Fue en este período cuando retomó el contacto con un buen amigo, católico convencido, con quien se debatía en largas discusiones durante paseos nocturnos: «hablábamos de las cuestiones que nos preocupaban: moral, pareja... y Dios». Porque aunque con el paso del tiempo fue madurando y asentando cabeza, Susana empezaba a experimentar un vacío interior: un algo que no le dejaba en paz consigo misma.
 
Poco a poco, su vida personal fue quejándose de sus excesos. Establecida en Málaga, trabajó en todo lo que se le pusiera delante: camarera, dependienta, etc. Saltaba de pareja en pareja. Canceló una boda un mes antes de su celebración; otra, a escasos doce días antes. No aguantó y decidió huir. Su amigo católico, establecido ahora en Madrid, la invitó a irse con él; no se lo pensó dos veces.
 
Y ¿cómo fue su vida en la capital? Así lo describe ella: «Empecé a trabajar como informática. Me hice socia de ARP-SAPC, una sociedad que promueve el ateísmo (entre otras cosas), pero cuanto más me involucraba con la asociación, menos me convencían sus argumentos. Y empecé a investigar sobre la fe, a querer creer… pero no podía».
 
 A todo esto, se sumó una tormentosa relación con un joven que le llevó a replantearse la naturaleza del amor, de la entrega y del sufrimiento. Fueron días muy difíciles, en los que ella se definía “atea católica”. Instintivamente, y para sentirse más segura, buscó un novio que fuera católico. Lo encontró. Y ahí fue donde todo cambió…
 
«Cuando ya éramos pareja, le freía a preguntas. Hasta que, un día, me dijo algo que me abrió los ojos: "¿Por qué no dejas de buscar a Dios en las alturas y le buscas en el amor de la gente que te rodea?". En ese momento hubo un clic en mi cabeza. Y supe que Dios siempre había estado ahí, esperándome».
 
A partir de ese momento, empezó a integrarse en la parroquia, a recibir catequesis, a ir a misa. Hizo su Primera Comunión. Hace apenas unas semanas se confirmó… «y poco a poco espero ir encontrando mi sitio en la Iglesia», dice una feliz Susana.
 
Con algunos de los coordinadores de iMisión,
en donde actualmente colabora
Todo este proceso, y mucho más, es lo que cuenta en su blog: http://www.yentucamino.blogspot.com.es/
 
La Susana de hoy sigue su vida, pero camina ya con otra visión totalmente distinta. Así lo describe ella misma:
 
«La conversión es una experiencia brutal. Y, en mi caso, me gusta porque yo no estaba en una situación extrema. Cuando se cuentan las conversiones de prostitutas, drogadictos, presos, etc., los ateos suelen argumentar que han encontrado a la Iglesia como una forma de escapar a su situación, o como un consuelo. Pero yo no necesitaba a Dios. Le buscaba, sí, pero mi vida era muy normal: un trabajo corriente, buenos amigos, una vida independiente... pero sentía un vacío inmenso en mi interior. Trataba de llenarlo estando pendiente de otras cosas: de ascender en el trabajo, de comprar esto o lo otro, estableciendo relaciones idealizadas y de dependencia... y nada de esto me llenaba. Intentaba acallar esa voz que me decía que nada tenía sentido, que no había una razón para levantarse por las mañanas. Esa soledad abismal. Hasta que encontré a Dios: entonces, de repente, todo cuadraba».
 
 

13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A Dios no hay que buscarlo en un país lejano. Es una lástima que la gente pierda el tiempo buscándolo como si viviera en un mundo que desconocemos. Es todo lo contrario. Él se aloja en nuestra alma cuando ella mira a su alrededor y lo ve a Él en todas las cosas; en almas que están perdidas, desconsoladas, enfermas o hambrientas. Es ahí donde comienza nuestra conversión, nuestra esperanza y nuestro amor por Cristo.

    Rezar por ella y por tantas almas, que como ella, están en la más absoluta soledad y se encuentran perdidas.

    Gracias por la historia. Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Aunque siempre que leo el blog no dejo un comentario, hoy si lo quiero hacer porque la historia de Susana es un historia de Conversión fantástica, ya que hoy mismo me ha servido para entender el arduo camino que siguen quienes no creen nada. Yo mismo estuve alejado de la Iglesia y de Dios durante muchos años, pero jamás deje de creer ni en su existencia ni en su majestad sobre todo lo creado.

    Gracias a Susana por abrirnos su alma, y gracias a ti por compartirla Padre Juán.

    Nota: He borrado mi anterior comentario por un error al contruir una frase. No me apetecía que se viera lo mal que escribo ;)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ME ha impresionado la historia. Gracias a Susana por contarla y al blog por transmitirla

    ResponderEliminar
  5. Gracias Susana por contarlo. Me uno con María en su Magníficat, "El Señor ha hecho obras grandes por mí... levanta del polvo al desvalido"

    ResponderEliminar
  6. Es un historia bellisima, me ha llegado al alma.
    www.animoyesperanza.com

    ResponderEliminar
  7. Felicidades Susana de haber encontrado a Dios bendiciones a ti y a tu familia y que la Virgencita te proteja siempre saludos desde el Perú.

    ResponderEliminar
  8. Una historia de necesidad, de búsqueda y de fe. Una historia de esperanza y alegría. Felicidades Susana y gracias, porque tu ejemplo nos anima al resto a seguir adelante.

    ResponderEliminar
  9. Bonita historia. Gracias por compartirla. Ya sigo el blog de Susana. Me ha hecho reflexionar mucho. Como católica desde niña, escribo tímidamente en mi blog algunos posts religiosos. Ella en cambio, maneja un blog muy bueno que hasta inspira. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Conoci a Susana en el terreno laboral hace muy poco y no es buena persona, se deja influir x otras personaz y no trata a todo el mundo x igual. Si le caes mal no da un duro x ti. Yo creo en Dios , pero no en gente como ella.

    ResponderEliminar
  11. Ademas llega a hacer mucho daño

    ResponderEliminar
  12. Susana ... me gustabas mas hace años

    ResponderEliminar
  13. Yo tambien puedo decir que la conoci bien en el terreno laboral e incluso conoci a ese tortuoso joven con el que promulga a los 4vientos que tan mal lo paso... en conclusion y bajo mi punto de vista... chica de buen rollo, centrate... no busques consuelo para tu desorden neuronal en Dios, pues el es infinito en todo, pero no puede arreglar tu jodida cabecita... en mi opinion es preferible que te tiñas de rubio y vuelvas a esa vida de promiscuidad y drogas de la que nunca debiste de haber salido... asi la gente no sospecharia tanto y darias menos que hablar ;)
    Paz hermana.

    ResponderEliminar