sábado, 15 de octubre de 2011

"Bendita tú eres entre todas las mujeres"

Dios te salve María / Llena eres de gracia / El Señor está contigo / Bendita tú eres entre todas las mujeres


Por Miguel Aranguren


Mi vida está dulcemente encadenada a un buen puñado de mujeres. Empiezo por mis abuelas, a quienes siempre tengo presentes porque me regalaron maravillosas lecciones de humanidad y familia. De hecho, ellas fueron el eslabón por el que se transmitió la fe a mis padres, con una piedad que –entre otras muchas manifestaciones- desgranaba las cuentas del rosario con la naturalidad de quien vive un compromiso amable y diario con la Virgen. Esta cadena, que bien pudiera estar entrelazada de flores, me liga de modo muy especial a mi madre, que en la niebla de mi primera infancia me enseñó a recitar el Avemaría con la naturalidad de quien habla con la Madre del Cielo, a quienes todos los seres humanos estamos unidos en un mismo grado de parentesco espiritual. Gracias a ella, el rezo del rosario se transformó en parte del paisaje de mi hogar, no como un recurso para momentos de angustia –que también- sino como una dulce multiplicación de piropos encendidos que pueden hilvanarse por la calle, en una iglesia, durante un viaje o al visitar un santuario. Y ahora que mis abuelas y mis padres están junto a Dios, soy yo quien ha lanzado la misma cadena de flores a mi mujer, y junto a ella, a nuestras dos hijas, aún pequeñas, que poco a poco descubren la presencia de la Madre de Dios por los rincones de nuestra casa.

Escuché a un sacerdote decir que “todas las madres son santas por el mero hecho de haber transmitido la vida”. No sé si es teológicamente correcta semejante aseveración, pero adivino en ella un reflejo de esta exclamación del Avemaría: “Bendita tú eres entre todas las mujeres”, que tiene ecos de declaración angélica por más que brotara de los labios de Isabel. Por tanto, tiene ecos de auténtica Verdad.

La mujer detenta muchos atributos divinos. Principalmente el de la generación y transmisión de la vida, y el del celo por el bien de sus hijos, eso que llamamos instinto maternal, que más que una impronta biológica es pálido reflejo del amor infinito con el que Dios nos desea, nos busca, nos espera, nos recibe, nos abraza y nos corona como herederos de toda su Majestad. Es el desvelo de santa Mónica y de tantas madres que anhelan reunir a sus hijos en la felicidad sin fin del Paraíso.

De tantas veces como repetimos el Avemaría, apenas nos damos cuenta de que proclamar “Bendita tú”, convierte a María en el arquetipo de todas las madres, en el modelo de mujer al que ellas deberían aspirar. La salvación viene a través de la belleza y no hay nada más bello que una mujer que se esfuerza por cumplir con todos los grados de su amor materno.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada