jueves, 19 de abril de 2012

Congreso de Comunicaciones Roma 2012: rostros, personas, historias

Del lunes 16 al miércoles 18, tuve la posibilidad de asistir al 8º Congreso de Comunicaciones organizado por la Universidad de la Santa Cruz aquí en Roma; un evento que reunió a un buen número de periodistas y comunicólogos de todo el mundo... entre los que me encontraba yo. Llegué con muchas expectativas y salí con inmensas ilusiones para evangelizar a través de estos medios. Os cuento un poco cuáles fueron mis impresiones...

Lunes 16

Nos dio la introducción Mons. Claudio Maria Celli, Presidente del Pontificio Consejo para las comunicaciones sociales. De su intervención, me llamó particularmente la atención su valoración de la predicación de la Verdad «en medio de un supermercado de verdades». Después de todo, no estamos llamados a ser propositores comerciales, sino a ser testigos en el mundo de hoy de una Persona: Cristo.

Tras la intervención del Prelado, el profesor Antonio Fumagalli nos relató su experiencia en la producción de las películas de santos para la RAI a través de Lux Vide. ¿Qué es lo que les ha dado tanto éxito? El hecho de que son historias bien contadas, cálidas, cargadas de emoción. De hecho, el profesor dijo una de las frases que, para mí, ha resumido de una manera muy nítida una de las conclusiones de este congreso: «nosotros sabemos que tenemos la razón, pero hay que presentar esas razones con emoción: unas emociones ancladas en la Verdad».

Después de esto, se presentaron dos ejemplos prácticos de cómo esto da resultado; ejemplos que con gusto les comparto ahora:
1) Mark Riedemann, de Ayuda a la Iglesia Necesitada:
Mark nos presentó cómo presentar historias que ayuden a la libertad religiosa. Aquí les dejo uno de los videos que él nos compartió:


2) CEI y su campaña de financiación:
Mons. Domenico Pompilli y Matteo Calabresi nos presentaron esta gran iniciativa de la Conferencia Espiscopal Italiana. En ella, nos demuestran que para ayudar en la financiación, lo que la Iglesia debe hacer es presentar historias reales de lo que realmente hace la Iglesia, con personas concretas. En http://www.chiediloaloro.it/ se pueden ver varios de estos testimonios, con la posibilidad de hacer preguntas a sus protagonistas. Aquí, un video promocional aparecido en las televisiones en Italia:


En la tarde de ese día, los participantes nos dividimos para diversas exposiciones. Yo compartiría dos de las ponencias que me llamaron la atención: la que el H. Jorge Enrique Mújica, LC nos dio sobre la creatividad en la transmición en internet: práctico y sencillo, muy al estilo de él; y la de Juan Narbona, de quien les comparto un secreto para la transmición en redes sociales: la media de publicación debería ser 3 veces al día en Facebook, de 7 a 12 en Twitter y 2 a la semana en un blog...

 

Se terminó la jornada con una mesa redonda de periodistas de la categoría de Patricia Thomas, Marina Ricci, Javier Martínez-Brocal (de Rome Reports) y Mary Sholvain. Todos concluían en la necesidad de ser positivos y atractivos en la exposición y de colaborar entre los comunicadores y los periodistas.

Martes 17

De la mañana del martes, resaltaría sólo dos exposiciones que llamaron particularmente la atención de los asistentes:

1) Marcus Vetter:
Nos presentó un documental que hizo sobre un padre de familia palestino que donó los órganos de su hijo asesinado por tropas israelíes a diversas personas, incluidas también israelíes. Alentó a los comunicadores a tener esperanza y una visión positiva del mundo: «si nosotros que somos comunicadores no tenemos esperanza, ¿cómo vamos a transmitir a los demás? No: hay un futuro para el cristianismo». Aquí el trailer de uno de sus documentales:



2) Jack Valero:
La personalidad apasionada de Jack recorrió todo el auditorio durante su exposición. Fundador del programa Catholic Voices, Jack nos relató su nueva visión de la apologética ante los ataques de la Iglesia: el acercamiento positivo: «detrás de cada ataque, hay un valor que ellos defienden; un valor cristiano, incluso. Yo tengo que descubrir cuál es ese valor, quererlo, estar de acuerdo con él y, desde ahí, construir».

Debo decir que el día anterior, Jack hizo el favor de acompañarnos a comer al H. Jorge Enrique y a mí y disfrutamos de su cálida compañía. A lo largo del Congreso, también tuvo varios detalles de cercanía conmigo. Por eso ahora puedo decir, con sano orgullo, que lo considero un buen amigo y un ejemplo de comunicador católico ejemplar, convencido y entusiasta: me ha enseñado a «no soportar la tormenta, sino a saber bailar bajo la lluvia».

La tarde del martes me regaló tres buenas exposiciones: Miriam Díez y su presentación de http://www.news.va/es (además de poder conocer de cerca a una gran comunicadora católica); el Profesor Diego Contreras, que nos hizo un buen ejercicio de cómo un comunicador debe analizar y seguir una noticia (el caso concreto que siguió fue el conflicto entre Obama y los obispos estadounidenses); y los chicos de Arguments...

Ahora, permítanme presentarles aparte a estos jóvenes. Lo haré comenzando por el final. En los diversos perfiles de Twitter de todos ellos, leí ayer frases como éstas: « se acaba, ¡pero nos vamos con más ganas que nunca de cambiar este mundo!»; «Después de ahora toca ponerse a trabajar y aplicar lo aprendido...parece mentira ¡¡¡pero ya tengo ganas!!!». Que jóvenes universitarios digan esto, dice mucho a su favor. Y no soy el único que lo piensa así. En la última sesión, Twitter no hacía sino preguntar dónde estaban ellos (que "crearon expectativa" con su pequeña ausencia). Nos daban ánimos a todos.
Lo que ellos nos compartieron fueron sus ya famosas catequesis en video sobre temas controvertidos. Una iniciativa que empezó como la preparación para la JMJ de Madrid y que ha tenido tanto éxito que sigue adelante. Si no los conocen, les dejo uno de sus videos (que, personalmente, me dio una hermosa experiencia para ayudar a una chica a no abortar):

NB: Por cierto, harían un GRAN bien si le dan un "Me gusta" en sus videos. Les invito cordialmente a hacerlo...
  
Miércoles 18

El día comenzó con nuestra participación en la audiencia con el Papa. Ahí pudimos disfrutar de su mensaje y, sobre todo, de su paternal compañía.

Después de ello, nos dirigimos a la Sala Stampa del Vaticano, para tener un encuentro con el P. Federico Lombardi, Portavoz Vaticano. Nos acogió con mucha bondad y respondió a nuestras preguntas. De hecho, lo que más resaltaría de su exposición fue la respuesta a la pregunta que le hicieron sobre qué espera la Iglesia que los comunicadores transmitamos más. La respuesta fue contundente: el mundo necesita testimonios, historias positivas de virtud. En definitiva, una comunicación positiva.

Gustavo Entrala se llevó, sin duda, la tarde de ese día. Nos presentó la relación de nuestra sociedad con las redes sociales y cómo debemos entender esa sociedad para poder comunicar mejor. Su frase "para entender al mundo hay que entender a los jóvenes" podríamos calificarla de Trending Topic en esas horas. Para lograr esto, nos puso este video que ahora comparto (NB: con las mismas palabras de Gustavo Entrala, pido disculpas por algunas escenas al inicio...):


La ponencia del Card. Burke dio conclusión al Congreso, en el que, sin duda, todos pudimos disfrutar y aprender mucho. Habría que mencionar la labor de tantos que lo hicieron posible. Ante la imposibilidad de hacerlo a todos y cada uno, desde aquí mi más sentido agradecimiento por toda la organización y empeño. Ahora, creo que todos esperamos con ansias el que se prepara ya para el 2014. Si Dios nos concede vida, ahí estaré.

Aparte de todo esto, el Congreso me dio la posibilidad de conocer o volver a encontrarme con tantas personas: a los integrantes de la RIES, al P. Julio Gómez Otero, a Lourdes Téllez, a Marilú Esponda, a diversos profesores de la Universidad (como el Prof. Noblejas, el Prof. Diego Contreras, Juan Narbona, el Padre Laporte, etc), conocer a más integrantes de los chicos de Arguments -incluyendo a Jesús Juan Padrdo-, a "desvirtualizar" a Pablo H. Breijo y un demás de personas que Dios me regaló la posibilidad de encontrar. Si me dejo alguno fuera, no es por mala voluntad... sino por exceso de gracia por parte de Dios.
Espero que estas líneas hayan ayudado a mis lectores a disfrutar, aunque sea un poco, lo que viví en esos días. Ahora, como dijo una de las chicas de Arguments, sólo me queda empezar ya a trabajar para ofrecerles a todos ustedes una mejor comunicación según lo que, desde hace ya tiempo, intento hacer en este blog: mostrar rostros, historias y eventos positivos que, sin duda, son los cimientos de esta sociedad que tanta sed tiene de Dios.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada