Buscar este blog

Cargando...

sábado, 6 de agosto de 2011

Una canción para salvar mi matrimonio

Dentro del ámbito de la música cristiana en los Estados Unidos, el grupo Sanctus Real ocupa un lugar preeminente. Junto a cantantes como Michael W. Smith, Toby Mac, Brandon Heath o Chris Tomlin, el grupo liderado por Matt Hammitt ha logrado mucho renombre entre los fans. Tras dar sus primeros pasos en 1996, el grupo lleva hasta la fecha cinco trabajos musicales.

Pero no todo ha sido éxito para Matt. Casado con Sarah desde hace nueve años y con tres hijos, el matrimonio Hammitt ha pasado por momentos nada fáciles: «Amo a mi esposo, tenemos una relación excelente. Pero hemos tenido circunstancias duras, especialmente al resolver los conflictos entre los dos», afirma Sarah. Fueron tantos que la situación llegó a tensiones especialmente fuertes.

Y ¿cómo se siente uno en esos momentos? Matt lo relata así: «recuerdo un día en que llegué a casa, después de un día de trabajo y estaba totalmente desgastado […] Podía sentir la pared que se levantaba entre nosotros […] Es muy duro sentirte alejado de la persona con la que quieres estar especialmente cerca».

Sarah relata qué decisiones tomaron al respecto: «Dijimos que teníamos que afrontar esto y arreglarlo de verdad. No sólo hablarlo y decir “lo vamos a arreglar” y no hacer nada. […] Teníamos que tomar una decisión y trabajar nuestro matrimonio. Algunas personas piensan en el divorcio, pero esto nunca fue una opción para nosotros». Así que decidieron luchar por su matrimonio.

Matt se dio cuenta que no la escuchaba mucho y que tenía que cambiar. Y empezó a pedir a Dios diciéndole «Señor, tengo que guiar mi familia, así que, por favor, guíame Tú». Y de esta oración nació una de las más bellas canciones que Matt ha escrito, Lead Me, un canto a la familia «cimentada en Jesucristo», según las propias palabras de Matt. Una canción que escribió justamente para salvar su matrimonio.

Y aunque Sarah diga que «volviendo atrás la mirada, puedo decir que trabajamos duro. Estoy muy orgullosa de nosotros», son conscientes que volverán a tener dificultades, tal vez incluso mayores. Por eso Matt se plantea siempre el reto: «Cada vez que escucho la canción, cada vez que la canto, me pregunto qué clase de hombre soy. No ayer, no mañana: ¿qué clase de hombre soy hoy?».

Historia sencilla (que pueden todos ver en inglés en este enlace), pero una historia común de tantos y tantos matrimonios. Este no es un final feliz, sino el de un volver a empezar… como tal vez el de tantos que, en estos momentos, leen estas líneas.

Pueden ver el videoclip de la canción aquí:


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada